Preparar una boda

Si te has comprometido hace poco y tienes que empezar a preparar una boda, esta guía paso a paso te ayudará. En este artículo te doy una serie de consejos para organizar tu boda que te harán el proceso mucho más llevadero. A la hora de preparar un casamiento hay que tener en cuenta muchos detalles y es normal que te parezca un caos si no lo has organizado aún. Por eso, te queremos facilitar la experiencia guiándote paso a paso para que puedas preparar tu celebración sin complicaciones.

Preparar una boda: primeros pasos

Anuncia tu casamiento: Algunas parejas simplemente no se sienten bien si alguien descubre su gran noticia antes de que sus padres y otros miembros cercanos de la familia lo sepan. Si es posible, informa a los dos grupos en persona. Si tus padres no viven cerca, una llamada de teléfono será mejor que esperar al último momento.

Cumple tu sueño: Siéntate con tu prometido a hablar de ideas. Piensa en el estilo que deseas, si se trata de una boda en la playa, una cena formal en un salón de baile o una ceremonia en la cima de una montaña. No se habla de dinero. Todavía.

Esboza el calendario: Aunque no tengáis que fijar una fecha firme ahora, sería prudente para tener una idea del mes o la estación en la que deseas casarte. Así podrás saber cuánto tiempo tenéis para poder organizar las cosas. Debido a que el tamaño de la boda determina dónde celebrar la fiesta, cuánto va a costar (los precios suelen subir por persona) y si hay viajes de por medio, hacer una lista de invitados es una de las cosas más importantes. Así que haz tu lista; tu prometido y ambas familias deben hacer lo mismo. Más adelante puedes reducir el número de invitados, pero así tendrás una buena base.

fotógrafo barcelona boda
Foto: Daniel Ohlsen

Hablad de precios: Hoy en día es más extraño que los padres de la novia costeen todos los gastos, así que decidid cuánto es el máximo que queréis gastar. Averiguad a través de vuestros padres con cuánto pueden contribuir.

Organízate: Compra un cuaderno y sepáralo en secciones para cada presupuesto. De esta manera se puede apuntar la cantidad que queráis gastar en cada cosa y a continuación, haced cálculos. Cuando os acerquéis a vuestros límites, se puede empezar a ver cómo reducir los gastos en cada categoría.

Encontrando el lugar de la boda

Dónde y quién: Encontrar a quien oficie la boda y el lugar puede ser simple si, por ejemplo, queréis casaros en vuestra ciudad natal. Incluso si ya no estáis viviendo en la zona, es posible que tengáis familia que siga viviendo allí y pueda echaros una mano. A veces por razones de conveniencia, algunas parejas eligen un lugar que esté a medio camino entre su casa y la de sus padres. Y también hay que tener en cuenta las bodas con destino: aseguraros primero de que todas las personas que realmente queréis en vuestra boda puedan permitirse viajar hasta allí y lleguen a tiempo.

fotos de boda en barcelona
Foto: The Knot

El lugar de la recepción: Piensa de nuevo tu boda soñada y cómo se puede fundir con la realidad. Tal vez se te ha ocurrido un jardín al aire libre. Muy bien, ¿pero y si no encuentras el lugar adecuado o el clima es un problema? Tal vez hay un pintoresco hotel con un bonito patio que se adapte a tus necesidades. Algunas parejas encuentran casas históricas para alquilar por su zona. Utiliza los recursos locales para tener un par de opciones concretas: un o una wedding planner, o quizás un amigo recién casado. Consultar webs de bodas y revistas de novias también puede ayudarte. Una vez tengas varios sitios apuntados puedes empezar a programar las visitas.

Contratación de proveedores

Fotógrafo de bodas: Los mejores fotógrafos suelen reservar las fechas de boda con varios meses de antelación, por lo que no debéis dejarlo para el final. Preguntad a amigos y familiares, visitad su web o poneros en contacto para ver más fotos de boda. Pensad si queréis fotos de boda espontáneas y naturales, o preferís otros estilos. Si tenéis cualquier duda y buscáis un fotógrafo de casamientos en barcelona, podéis visitar nuestra web www.fotografodebodasbarcelona.es

Si no sabes qué tipo de álbum de boda quieres, lo mejor es que te pongas en contacto con nosotros y nos preguntes por los diferentes packs. Algunas parejas prefieren las fotos en un usb, otros prefieren hacer su propio álbum. Somos flexibles y te aconsejaremos sin compromiso.

Música: organiza un encuentro para escuchar a los músicos antes de firmar con ellos. Asegúrate de que están de acuerdo en poner la música que les pides si tienes una lista concreta en mente. Si por el contrario eres flexible, deja que ellos toquen la música que quieran. Indícales cómo quieres que vayan vestidos y pregunta por su horario o el número de descansos que van a necesitar. La contratación de un DJ generalmente cuesta menos que la música en vivo, aunque depende del DJ y del grupo que quieras contratar.

Flores y decoración: Una vez reservado el lugar de la recepción, puedes decidir sobre arreglos de mesa y otras decoraciones. El salón de un hotel podría ser bastante sencillo de decorar, mientras que un museo puede necesitar algo más que simples piezas centrales. Si puedes comprar tallos frescos en una granja local, pídele a un amigo o amiga con talento que te ayude a juntar los ramos y centros de mesa. También puedes pedirle al florista que incorpore vegetación variada para hacer que las flores destaquen.

Catering: Quieres saber cómo serán los platos y lo flexible que es la empresa de catering con los menús y precios. No tengas miedo a negociar; puedes reducir el coste al limitar el número y tipo de entremeses que se sirven en la hora del cóctel.

foto catering boda barcelona
Foto: bodas en valladolid

Escogiendo a las Damas de Honor

Al nombrar a tus asistentes, sigue estos consejos:

  • Explica a las posibles damas de honor lo que implica ser elegida. Tendrán que llevar el mismo vestido entre ellas (o parecido), pero nunca igual al tuyo.
  • Hazles entender que necesitan comprometerse con una cierta cantidad de tiempo y energía, y si no pueden, no pasa nada si rechazan serlo.
  • Generalmente, el número mínimo son dos y el máximo son seis, aunque cada novia puede escoger las que crea conveniente.
  • Tu mejor amiga o una familiar muy cercana suele ser la candidata ideal.
  • Incluye a una mujer de la familia de tu prometido en tu grupo de damas de honor; se trata de una acción diplomática que sólo puede fortalecer las relaciones familiares.

Vestido de novia: consejos

Controla tus emociones. Es posible que necesites ayuda adicional con este paso. Mientras vas de compras buscando el vestido de novia ideal, intenta mantenerte dentro de los límites tanto de presupuesto como practicidad. Está bien soñar con ser una princesa, pero no hace falta comprar el vestido más caro del mundo. Hay miles de vestidos para elegir y los rangos de precios pueden variar muchísimo. Si te ayuda, puedes llevar a tu madre o algún amigo.

¿Qué tipo de compradora eres?: Algunas novias disfrutan buscando el vestido de novia ideal y felizmente reservan varios turnos en salones de bodas. Les gusta tener un vendedor que les de ideas y seleccione estilos de vestido para ellas. A otras les encantaría entrar en una tienda (unos grandes almacenes, una tienda especializada, una de segunda mano) y encontrar su vestido colgando allí en el estante. Ambas maneras de escoger son válidas. Piensa qué tipo de compradora eres y actúa en consecuencia.

No le des tantas vueltas. ¿Crees que has encontrado el vestido ideal para ti? Entonces es probable que sea ese. No busques más y relájate, todo irá bien.

foto vestido de novia barcelona
Foto: tulleandchantilly

Administra tu presupuesto

No importa cuál sea tu presupuesto de boda, aquí tienes una idea aproximada de la cantidad que normalmente se gasta en cada apartado. Ten en cuenta que los números no son fijos. Algunas parejas pueden, por ejemplo, optar por gastar más en fotografía de boda y menos en las flores. ¡Tú decides!

  • Recepción: 40%
  • Luna de miel: 14,5%
  • Fotógrafo de bodas: 10,5%
  • Traje de la boda: 7%
  • Anillos de compromiso y alianzas de boda: 6%
  • Flores: 5%
  • Música: 5%
  • Invitaciones: 2%
  • Otros: 10%

Los presupuestos de boda se pueden disparar hasta límites insospechados. Para evitar sustos de última hora, aquí te traemos algunos consejos que os ayudarán a estar más relajados, prevenir esos gastos extra o incluso hacer un presupuesto low-cost:

Pedir prestado. ¿Te encanta la diadema que llevaba tu hermana? ¡Pide que te la preste para tu ocasión especial! También te pueden dejar joyería y otros accesorios, equipaje de luna de miel (no hay razón para derrochar en nuevas maletas si vuestros padres tienen en casa), floreros para las piezas centrales (si las hacéis vosotros), etcétera.

¿Conoces a un/a manitas? Si tu tía es un genio de la costura, puede hacerte un velo o incluso arreglos en tu vestido. Si algún amigo o amiga puede crear invitaciones personalizadas con sus conocimientos de diseño, mejor. Seguro que tienes amigos para todo, sólo tienes que pedirles un favor y estarán encantados de ayudarte.

¿Barra libre? Si estás intentando ahorrar con las bebidas (y aquí puedes salvar un buen pico) piensa en ofrecer una bebida concreta (como jarras de martini gourmet) junto con cerveza, refrescos y zumos. Otra idea: Comprar botellas de vino de la zona y servir sólo eso.

Menos limusinas. Llegar hasta el lugar de la ceremonia en una limusina elegante o un coche clásico no está mal, pero considera saltarte los paseos para ahorrar dinero. En lugar de ello, pídele a tu hermano o un primo que sea vuestro chófer y os lleve a la recepción.

No os volváis locos con las flores. Hay varias maneras de evitar que vuestra factura florezca. Podéis comprar al por mayor y dárselas a un florista para que trabaje con ellas o crear centros de mesa con velas y sólo unas pocas flores hermosas. Un gran ramo de flores se ve exuberante y precioso, pero se puede conseguir el mismo efecto con menos flores de las que uno piensa.

foto de bouquet de boda

Evita las compras compulsivas. ¿Tienes todo lo que habías puesto en tu lista? Entonces deja de ir de compras. Esto ayudará a que os relajéis y dejéis de gastar en cosas con las que no habíais contado previamente.

Controla la lista de invitados

Cuando se paga a una empresa de catering por cada comensal, el precio aumenta con creces, no sólo por la comida y la bebida sino también por las propinas y los impuestos, que se elevan en consecuencia. Aquí os damos un par de opciones:

  • No invites a toda la oficina, con preguntarle a tu jefe y tus colegas más cercanos es suficiente; o simplemente no les invites.
  • No hace falta buscar en tus contactos a gente que no ves hace 15 años; cuenta a las personas que ves regularmente.
  • Frena a tus padres. Pueden invitar a sus amigos, pero no hace falta que inviten a los del club de tenis o vecinos del bloque.

Mandando las invitaciones

Las invitaciones deberían mandarse entre seis y ocho semanas antes del gran día, por lo que hay que calcular hacia atrás desde entonces para asegurar que se piden a tiempo. La invitación básica anuncia los anfitriones de la boda (si sois ambos, vuestros padres o una combinación) y el lugar y hora de la ceremonia. Se puede incluir una tarjeta que da los detalles de la recepción, una tarjeta de respuesta y un sobre. Es recomendable tener una muestra de la invitación en la mano antes de decidir mandarla (y así cerciorarse de que está bien escrita). Nunca incluyas información de registro con la invitación.

foto invitación de boda
Foto: notonthehighstreet

Belleza y cuidado personal: planea con tiempo

Es fácil estar tan atrapados en la planificación de la boda que se os olvide una cosa muy simple: ¡vosotros! Así que empezad ahora con un plan de cuidado personal y estaréis radiantes el día de la ceremonia.

Hacer ejercicio regularmente y mantener una dieta saludable. Incluso una caminata de 30 minutos varias veces a la semana puede ser suficiente para que os sintáis llenos de energía. Para evitar la fatiga, puedes tomar un multivitamínico todos los días, especialmente si acostumbras a saltarte alguna comida por falta de tiempo o estrés. Puedes llevar aperitivos saludables contigo cuando vas de compras o a trabajar (un plátano o un puñado de almendras).

Duerme lo suficiente. La mayoría de parejas acaban pasando muchas noches tratando de conciliar el sueño, pero tenéis que hacer todo lo posible para no escatimar en dormir. Esto puede bajar vuestras defensas y empeorar vuestro sistema inmunológico, lo último que querréis ahora es poneros enfermos. Además, una cara descansada se nota.

Pide hora con tu peluquero. Si deseas mantener tu corte o color actual, díselo. También intenta pedir turno con suficiente antelación. Si te peinará el mismo día de la boda, puedes juntarte unos días antes para una sesión de práctica y probar un par de peinados. Si vas a usar diadema el día de la boda, llévala.

Y por último, el maquillaje. Muchas tiendas te dejarán probar varios productos, especialmente si les explicas que te vas a casar. ¡Aprovecha!

Organizar una boda en 12 meses

¿Te casas el año que viene? ¿Tus niveles de estrés han aumentado planeando el día de tu casamiento? No sufras, nosotros te proponemos estos pasos para preparar una boda en 12 meses.

12 meses
Toma las decisiones importantes

Primero haceros el uno al otro las siguientes preguntas y escribid las respuestas en un papel. Esta debe ser la base de vuestro enfoque y os ayudará a simplificar la búsqueda del lugar del banquete de bodas, el vestido de novia (ya que tendréis que pensar en el clima y el estilo adecuado), flores, menú y estética en general.

¿Moderna o histórica?
¿Fiesta formal o cena relajada?
¿Encaje o seda?
¿Vistas al mar o al campo?
¿Todos vuestros seres queridos o los más preciados?
¿Una boda en casa o en el extranjero?
¿Invierno festivo o sol de verano?

11 meses
Escoger el lugar de la ceremonia/banquete y la fecha

Lo primero es lo primero. Encontrar un lugar para celebrar la boda y definir la fecha.

Lo ideal sería ir buscando la masía o restaurante donde se hará la ceremonia o el banquete entre 9 y 12 meses antes. Hay que tener en cuenta que los sitios más populares probablemente ya estén reservados incluso antes, así que quizás tengáis que negociarlo y cerrar las fechas. Por ejemplo, para preparar una boda en Barcelona, Septiembre suele ser el mes más complicado. Los viernes, sábados y domingos son generalmente más caros, pero celebrar una boda un lunes o jueves puede ser una buena opción, así la mayoría de familiares y amigos pueden tomarse unos días libres para un fin de semana largo. No os preocupéis tanto por los huéspedes si decidís hacerlo entre semana ya que lo más probable es que hagan todo lo posible por asistir a vuestro enlace, especialmente si se les avisa con tiempo.

Si podéis, visitad el lugar más o menos en la misma época del año en la que os vais a casar. Así tendréis una idea del clima que hará y si necesitaréis aire acondicionado o calefacción. Vuestra vestimenta y la de vuestros invitados también puede variar según la estación del año. Si no se puede visitar en fechas aproximadas, intentad pedir fotos de algún evento que se haya celebrado en esa época.

Al escoger la masía de bodas o el restaurante de la ceremonia, lo recomendable es guiarse por la intuición. A menudo, se puede llegar a un acuerdo si nos pasamos de presupuesto. Si no queréis gastar demasiado, podéis buscar un lugar con una gran cantidad de detalles decorativos para no gastar ese extra en decorarlo a vuestro gusto después. También se puede ahorrar algo de dinero en el cátering ya que existen todo tipo de presupuestos para los diferentes menús.

Consejo lugar de ceremonia y banquete
10 meses
Hora de ir de compras y elegir el vestido

Puede sonar absurdo, pero teniendo en cuenta el gran número de diseñadores y preciosos vestidos que hay por ahí, decidirse por uno en concreto puede llevar muchos días. Lo bueno de las nuevas tecnologías es que puedes ver cientos de vestidos de novia por Internet y así tener claro qué tipo de vestido te gusta. También podrás apuntarte el nombre de los diseñadores que más te llaman la atención.

Siempre puedes llevar contigo a una amiga o a tu madre, pero sólo si realmente conocen tu estilo. En caso contrario es mejor que vayas sola y te tomes tu tiempo. Será uno de los días más importantes de tu vida, así que aprovecha para lucir lo que más te guste a ti, no escogas un vestido por la opinión del resto.

Otro consejo es que no te obsesiones con la talla. Es innecesario hacer una dieta drástica, tu prometido te quiere tal y como eres. Si te apetece cuidarte para verte bien, adelante, pero no hace falta que te vuelvas loca por no entrar en el vestido que te gusta, ya que siempre se pueden hacer arreglos y generalmente se tardan varios meses. Calcula que se suelen probar unas 6 veces durante los 3 meses previos al casamiento.

consejos vestido de novia
9 meses
Acorta la lista de invitados y acaba tu presupuesto para boda

Desafortunadamente, elaborar un presupuesto no suele ser algo rápido, todo depende de lo que queráis gastar y vuestro orden de prioridades en el enlace. En general, de mayor a menor, suele ser así: lugar de la ceremonia, cátering, fotografía, vestido, flores, pastel, coche y decoración extra.

Como consejo, podéis ahorraros la palabra boda cuando contactéis con los proveedores, por lo menos al prinicipio. Una vez os contesten con el presupuesto, podéis decidir si os parece un buen precio o queréis negociarlo. En nuestro caso, siempre tratamos de adaptarnos a las posibilidades y necesidades de cada pareja.

8 meses
Recopila folletos y recomendaciones para contratar a los fotógrafos, el cátering, floristas, músicos y, cuando te decidas, reserva. Encarga las invitaciones, notas de agradecimiento, tarjetas con los nombres para sentarse, los menús y similares.

Ahora es el momento para hacer realidad esas fantasías de boda soñada. Internet es una fuente de inspiración, con millones de imágenes de distintos detalles para tener nuevas ideas. Puedes leer varios blogs de bodas e investigar las marcas, proveedores y perfiles en redes sociales de todo aquello que te llame la atención para tu día especial.

Por ejemplo, si te gusta el estilo de un diseñador en particular, es más que probable que esa persona tenga en sus círculos a otros diseñadores o diseñadoras de complementos del vestido que te gusta. Esto puede ahorrarte mucho tiempo buscando tienda por tienda y quizás también algo de presupuesto.

7 meses
Planifica y reserva tu luna de miel y elige los vestidos de dama de honor.

No tengáis miedo a preguntar si hay algún tipo de descuento, extras o mejoras disponibles, sobre todo cuando se trata de vuestra luna de miel. Pero como os hemos dicho antes, a veces es mejor no nombrar la boda y pedir un presupuesto primero para ver si os cobran más o menos dinero.

En cuanto a las damas de honor, a estas alturas es probable que ya te hayas probado tu vestido. De esta manera ellas también sabrán los colores y el tipo de corte que deben llevar.

zapatos para boda en barcelona
6 meses

Empieza el régimen pre-boda

Con esto no nos referimos a hacer dieta. 6 meses antes del casamiento ya deberías haber reservado el lugar, reservado un fotógrafo (si te casas en Cataluña puedes hacerlo aquí) y elegido tu vestido. También deberías haber escogido la indumentaria de las damas de honor, enviado las invitaciones, contactado con una florista, elegido el menú y encargado el pastel.

Ahora es el momento de empezar esos tratamientos faciales o de belleza que tengas en mente, si es que te lo has planteado. En esos meses tienes tiempo suficiente para poner a punto tu piel y tu cuerpo.

5 meses
Lista de boda y regalos

No olvides hacer una lista de boda o regalos que os gustaría que os hagan, pero tened en mente el presupuesto de vuestros invitados. Algunas parejas piden cosas muy grandes, pero también hay que entender que no todos los huéspedes pueden permitirse esos gastos.

4 meses
Confirma el transporte desde y hasta la ceremonia, la recepción y la luna de miel.

Si sientes que estás gastando demasiado, posiblemente sea normal. El 77% de las bodas acaban sobrepasando su presupuesto. Siempre es bueno tener una cantidad extra apartada para estos casos en el banco (o debajo del colchón).

consejo para la luna de miel

3 meses
Elige y encarga los anillos de boda. Reserva cita para la peluquería y el maquillaje (y algunas citas más para probar otras combinaciones antes del gran día).

Lo más importante cuando se trata de belleza y peluquería es dar suficiente tiempo para tener todo en óptimas condiciones. Come bastante fruta rica en vitaminas, verduras, frutos secos y pescado azul. Céntrate un poco más en tu piel, invierte en productos de calidad si es necesario y toma el tiempo que haga falta para relajarte. Así, cuando llegue el momento, sólo necesitarás acicalarte un poco en vez de un cambio de imagen drástico.

Prueba diferentes looks de maquillaje con varios artistas unos meses antes: te cobrarán por ello y aunque a veces es tentador pensar en aprender a maquillar como lo hacen ellos y hacerlo tú misma, siempre es agradable que te mimen y que el trabajo lo haga un profesional (si tú no te dedicas a ese sector). Realmente es algo que se suma a esa sensación especial del gran día.

Al igual que con la peluquería, no tengas miedo de llevar fotos y pedirle al artista que imite esa imagen, pero ten en cuenta que no todos los estilos se adaptan a todas las caras. Por este motivo los buenos artistas transforman ese maquillaje para que sea idóneo en tu rostro. Un buen consejo es pedir que te hagan algo con lo que te veas espléndida, pero cómoda al mismo tiempo.

2 meses
Lista de invitados

Es hora de confirmar la lista de asistentes. Unos 9 meses antes, se mandan las invitaciones para que la gente se apunte la fecha. Pero, como todos sabemos, hay mucha gente que se olvida y otras personas a las que les han cambiado los planes en este tiempo.

1 mes
Organiza dónde se van a sentar los invitados

Asegúrate de que hay espacio de sobra. Algo íntimo puede estar bien, pero tampoco quieres que tus invitados estén incómodos y se lleven un mal recuerdo. Las ceremonias duran varias horas, así que sería ideal que se encuentren a gusto.

Últimos preparativos
Confirmar con todos los proveedores…¡y respirar!

Salón de bodas, anillos, transporte, fotógrafo, invitados, peluqería y maquillaje, cátering, etc. Las últimas llamadas y reuniones para dejar todo listo. Sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo, pero…¡no os estreséis! Ya os habéis encargado de todo, ahora sólo queda relajarse y disfrutar. Todo saldrá bien.

Estos son algunos trucos y consejos para preparar tu boda. Espero que te sirvan y puedas disfrutar de tu día al máximo. Y si quieres un buen recuerdo para ese día, no dudes en contactar con nosotros para las fotos de boda.